Una manera rápida para diagnosticar un trastorno por el consumo de sustancias es contestando escalas cortas:
Escoge una sustancia y responde la encuesta correspondiente   
Ninguna sustancia debe ser satanizada, pero tampoco creer que no hacen daño, hay que decidir si es lo que realmente queremos para nuestra vida.